No puedes llamarlo “éxito” si te encuentras en medio del “fracaso”
24 Ene 2018

No puedes llamarlo “éxito” si te encuentras en medio del “fracaso”

24 Ene 2018

Recientemente leo un artículo sobre la necesidad de que las empresas comiencen a ocupar el centro del escenario de la sostenibilidad. Varios directores ejecutivos de enormes corporaciones globales que ya incorporan la necesidad de que sus organizaciones sean sostenibles en el contexto cambiante en el que operan, aportan su visión. Me llaman especialmente la atención, una por su sencillez y otra por su vehemencia, las dos que reproduzco a continuación:

  • Feike Sijbesma, CEO de la multinacional holandesa DSM cierra el artículo diciendo “no puedes decir que eres un líder de éxito en un mundo que está fracasando”.
  • Sir Stuart Rose, anterior director y presidente ejecutivo de Marks & Spencer, sostiene que cualquier director ejecutivo que diga «no puedo permitirme ocuparme de ello (la sostenibilidad), no tengo gente disponible, es demasiado caro, los clientes (o usuarios) no lo quieren, no me lo han pedido, no es el camino correcto y me va a costar dinero», está equivocado, equivocado, equivocado, equivocado y equivocado.

«Algo no estarán haciendo bien cuando no parecen mejorar significativamente las circunstancias que a todos nos rodean.»

Me llaman la atención y me encantan, porque creo que va siendo hora de que todos y especialmente aquellos que de un modo u otro se convierten en ejemplo que otros emulan, reflexionen (reflexionemos) un poquito sobre el hecho de que quizá, sólo quizá, ellos sí tengan que ver con las situaciones como están y hayan contribuido de alguna manera a las mismas, incluyendo la contribución a través del “no hacer nada”.

Repitamos si les parece el ejercicio de abstracción que les proponía hace quince días aplicando el comentario de Feike Sijbesma a nuestro entorno. ¿A cuántos de aquellos que ocupan posiciones de influencia y de poder en nuestro país (en todo tipo de instituciones, públicas y privadas) les han oído decir que algo no estarán haciendo bien cuando no parecen mejorar significativamente las circunstancias que a todos nos rodean? Y si acaso lo dicen, ¿cuántos cambios han podido observar desde el momento de reconocerlo? ¿Cuántos líderes de organizaciones conocen que hayan tenido el coraje de mirarse hacia adentro (y quizá con ello comenzar a cambiar algunos de sus comportamientos) además de, como es más habitual, señalar hacia afuera?

Lo cierto es que las reglas del juego han cambiado y nos encontramos un mundo que además de VUCA (volátil, incierto/uncertain, complejo y ambiguo) se enfrenta a retos nunca antes vistos y que necesitarán de la colaboración de muchos agentes trabajando para intentar encontrar soluciones.

La era del mantra de “maximizar el valor para el accionista” (y su equivalente en hacer lo que aquel que me asegure mi posición querría que hiciera) ha de ir dando paso progresivamente (aunque a ritmo rápido), a la era de la creación de valor compartido para todos los grupos de interés, dado el grado de interdependencia que hemos alcanzado a través de la globalización y los avances en numerosas áreas.

En éste momento, sintiéndome por alguna razón optimista, creo que, a pesar de las dificultades que conlleve entender y hacer evolucionar nuestros patrones de pensamiento (por tanto, también de actuación) y lo ardua que será la tarea, cada vez está más cerca el día en el que las organizaciones podrán “conseguir el éxito (el beneficio) haciendo el bien.

Hasta entonces, no estará de más mantener como una de las frases de cabecera, la de “es imposible hablar de éxito cuando nos rodee un fracaso”.

Hacer el bien corporativo

 

María Lorente

Consultora senior de cambio.

Leave a comment
More Posts
Comments
Comment